Startups

Puntita de Pies I Condición del Emprendedor

¿Eres alguien a quien le gusta el deporte? ¿Verlo o practicarlo? La pregunta tiene que ver con el relacionamiento a una analogía. Igual si tu respuesta es ‘no’, no eres parte de la estadística, pero no pasa nada.  Hay muchas alusiones y analogías que se pueden hacer en un día a día laboral con relación a actividad física y/o deportiva, más si eres emprendedor.

La verdad es que en el ecosistema de emprendimiento, las experiencias, retos y circunstancias se prestan siempre a contar historias. Parte del ADN de esto está en el “cuéntale como te fue en la feria” en el ánimo de aprender, siempre, siempre aprender.

Para aderezar la historia y compartir el aprendizaje, me pareció importante contar la experiencia con una analogía y en el inter, entrelazar historias.

Soy emprendedor

Concepto de moda ¿no? La verdad es que todo el mundo lo es, todo depende en que decide emprender.

Siendo de los primeros habitantes o fundadores de una startup y estando desde el día uno en ésta, me vi obligado en convertirme en un ser camaleón. Cambiar, adaptarme y re ubicarme constantemente en ejercicios de planner, marketing, ventas, product manager, project manager, legal, operador y demás funcionalidades. Esto sin ánimos de presunción, es más bien un estado de sobrevivencia. ¡Y está muy chido! Por que no eres experto, ta vas haciendo, siempre aprendiendo.

Me encantaría decir, como las historias de los emprendimientos famosos, que todo esto empezó en “un garage” o en “la sala de Ximena” pero no es el caso. KarmaPulse es una startup privilegiada por que nació acogida por un grupo solido. Fue ahí donde compartimos oficinas, cultura, administración y varias ventajas que nos dieron esa oportunidad de dar nuestros primeros pasos con cierta protección. Dar estos primeros pasos, siempre en movimeinto, siempre en cambio, sin aferrarnos, nos ha dado para contar esta historia ya con varios años de supervivencia.

Todos tenemos nuestro pasado

Algunos ayeres no lejanos y tampoco cercanos, tuve la fortuna de dedicarme profesionalmente al deporte como futbolista. No, no fui famoso, ni cerca de estar en los principales reflectores, así que si me googolean no encontraran mucha evidencia de eso, creanme, ya lo intente 🙁 . Pero sí di pasos importantes por varias divisiones y en ese va y ven de los entrenamientos diarios, las historias que ahí se cuentan, las que te topas, así como las que creas, hubo muchísima oportunidad para el aprendizaje, en muchos aspectos de la vida. Probablemente no sea la primera vez que haga alusión a ese pasado mío y/o algo del deporte en cuestión.

Entrenamos todos los días

¿A qué viene este choro entonces? Hay un fundamento básico en los entrenamientos con pelota en el fútbol y es aquí dónde viene la analogía (¡por fin caray!). El concepto de estar en puntita de pies hace alusión a no estar parado, estático, sino en una especie de movimiento constante, es un concepto de estar situado en la punta de tus pies pero éstos no se están quietos, no se detienen por más de 1 segundo en el suelo, pie izquierdo, pie derecho, pie izquierdo, pie derecho… manteniéndote en movimiento activado, no estrictamente avanzando, pero en un estado de alerta.

 

La lógica de este estado (puntita de pies) te permite reaccionar oportunamente a cualquier situación por que ya estás en movimiento, así que ir a atacar el balón a la izquierda o a la derecha, arriba o abajo es más fácil. Ante una situación donde desconoces a dónde ira (el balón, el rival, la instrucción) el no estar estático, estar ya en movimiento facilita a tu mente y cuerpo reaccionar en ipso facto. Es el estado de pre preparación para la acción. Es efectivo para agilizar tu capacidad de reacción, para anticiparte a situaciones y jugadas, para estar alerta, ser más rápido y efectivo.

Trabajando en Puntita de pies

Este estado es uno que se debe replicar en el emprendimiento, es un estado que en KarmaPulse he aplicado, no literalmente obvio, en estos años. Si lo traducimos a un concepto, un estado mental y emocional; nos permite ser ágiles, cambiar, evolucionar, soltar, crecer y movernos en pro de mejorar, avanzar y crecer. Siempre en puntita de pies, siempre alertas, en movimiento.

Hay una regla en los negocios y más en las startups: ‘todo cambia’ y son las empresas dispuestas al cambio las que sobreviven. Las que tienen la disposición de ver, medir y entender hacia donde se mueve el mercado, hacia dónde se dirigen los comportamientos de los clientes y en pro de eso adaptarse, son las que crecen y evolucionan, por que son resilientes al cambio, por que están en movimiento. Y no es una condición estricta de los negocios o startups, es una condición, que como todo, empieza en la individualidad.

“Lo mismo con las canciones, los pájaros, los alfabetos

Si quieres que algo se muera, déjalo quieto” – Jorge Drexler / Movimiento –

Este concepto de estar en movimiento nos ayuda desde el plano individual, desde nuestro microcosmos y nuestras propias tareas a ser ágiles, adaptables y capaces a evolucionar. Así evolucionan nuestros equipos, así evolucionan nuestras relaciones, y así evolucionan nuestros productos y servicios.

Mantengamos pues, el movimiento mental y emocional, la disposición de actuar y permutar constantemente. Estar y accionar en puntita de pies.