Desde adentro

La fortuna y miedo de ser el líder de un equipo técnico

Primero debo decir que me apenaba un poco escribir acerca de este tema, tenía un ligero temor de sonar egocéntrico, pues después de todo estoy diciendo: “¡Oigan todos, soy líder de un equipo de desarrollo!” Pero creanme esa no es la intención y para ser muy claro en mis siguientes párrafos, ser líder no fue algo que me gane por méritos (o al menos no de inicio) puesto que comencé siendo el único programador en mi equipo por lo que podía nombrarme becario, Senior o CTO estaba yo solito y yo elegía mi título. Así que el cargo me fue ‘asignado’ por antigüedad, justo como considero no debe hacerse. El equipo comenzaba a crecer y alguien tenía que ser el responsable por los entregables del área de desarrollo y ¿A quién elegir? Pues a la persona que lleva mas tiempo en la empresa, ¡Es obvio! ¿O no?

Debo decir que cuando el equipo es pequeño, todo es felicidad, más manos y mentes para resolver problemas, para crear código y desplegar mas featuresen tus proyectos. Parece como la escuela, un grupo de compañeros que se reúnen todos los días para alcanzar una meta, antes era una calificación y ahora es un sprint. No tardas en agarrar confianza para empezar a bromear con los commits de código ‘A huevo, ya quedo pu&#$’, a regañar al tonto que ‘hacia merge de manera equivocada’ e incluso el bullying natural por preferir GUI en lugar de la terminal. Cada broma, cada viernes de deploy, cada momento de estrés, todas las veces que te cubres la espalda no hacen otra cosas que fortalecerte como equipo. Todo esto es un momento grandioso en tu crecimiento, se disfruta mucho.

Cuando menos te das cuenta, ya trabajas con tus amigos

Cuando creas un gran equipo, creas grandes resultados y es aquí donde pronto te ves en una encrucijada puesto que eso era justo lo que querías, dar resultados, pero los resultados traen consigo crecimiento y muchas veces no estas listo para ese crecimiento, porque lo primero que implica este, es romper la dinámica de trabajo que tenías con tus amigos para poder integrar nuevos miembros, comenzar a delegar trabajo y responsabilidades que siempre habían sido tuyas, dejar tu trabajo en manos de otros. Si las cosas marchan bien pronto tendrás un equipo lo suficientemente grande para armar las retas de FIFA y es justo aquí cuando vienen un montón de retos y muy pocos de ellos tienen que ver con programación, es divertido, porque como programador estas acostumbrado a encontrarte con retos de nuevas áreas todo el tiempo, pero un día, el menos esperado ( normalmente un viernes por la tarde) te de das cuenta que esa semana no has programado tanto como hubieras querido y que en su lugar te la has pasado en entrevistas, juntas, planeaciones, revisiones, y justo ese día, sientes miedo.


El miedo de ser el líder

Y no me malinterpreten no es ese miedo de ‘no voy a poder’, claro que crees que puedes hacerlo después de todo los programadores tenemos un ego muy elevado, por lo menos en nuestro trabajo, un ego heredado del sentimiento de crear cosas desde la nada y hacer que los demás se sorprendan del poder de la programación y de lo que podemos crear. Es mas bien un miedo de: ‘voy a dejar de programar’, ‘voy a dejar de hacer las cosas que a mí me gustan’por tener que hacer ‘las cosas que hace un líder’. En mi caso, sentía que si dejaba de programar de la misma manera que lo hacía antes de ser el responsable del equipo me iba a quedar obsoleto en conocimientos por lo rápido que se mueven las cosas del desarrollo web, que iba a olvidar muchas cosas importantes si no las practicaba continuamente, que mi propio equipo en poco tiempo sabría mas que yo por que ellos si se la pasaban programando mientras yo estaba en juntas. Y me empezaban las dudas de si de verdad ese es el puesto que quería tener, si era a donde quería dirigir mi carrera. ¿Qué si el día de mañana tuviera que empezar desde cero en otro trabajo y ya no fuera tan buen programador?

Llevo 3 años en esta posición, si, la tomé y me alegra mucho estar aquí. Si eres un programador que tiene estos miedos ante la posibilidad de tomar una posición similar o bien te encuentras recién llegado, déjame decirte algo:

Crecer dentro de un equipo de desarrollo no es dejar de programar, al menos no si tu no quieres

Si bien es cierto que puedes dejar atrás el código para cubrir este puesto a tiempo completo y quedarte a dirigir proyectos y/o equipos, eso no es una generalidad, si sabes organizarte y sabes que batallas delegar y cuales enfrentar siempre encontraras el tiempo para programar y cuando lo hagas verás que hay cosas que aprendiste sin haberlas planeado. Cada día de trabajo con tu equipo trae enseñanzas que de otro modo no lograrías.

Aprendes de la energía con que trabajan

Hay personas en tu equipo que gastan energía todos los días como si se drogaran antes de entrar a la oficina, se mantienen leyendo, experimentando y retándote, no hay día que pase sin que sepas algo de ellos y como están sacudiendo su entorno. Hay quienes son mas reservados, calmados en su hablar y actuar pero que en momentos de crisis surgen como héroes para calmar las cosas y poner todo en orden y recuperar la calma de la que tanto gustan. Están los que aprovechan las mañanas y los que no pueden si no pasan de las 11pm.

El poder observarlos y presenciar sus mejores momentos sin duda te deja lecciones de como afrontar los problemas de mas de una manera y de como mas de una forma de trabajo puede entregar grandes resultados. Créeme cuando te digo que la siguiente vez que tienes un gran reto frente a ti no te faltarán opciones de como abordarlo.

Aprendes de su curiosidad

Le transmites un objetivo a tu equipo y te das cuenta de personas que no solo lo quieren resolver quieren explorar la mejor forma de hacerlo, quieren entender porque fue la mejor forma de hacerlo así, como se hacía antes, quien y porque cambio la forma de hacerlo, que otras alternativas había; llegan al fondo del conocimiento ya que su curiosidad no los deja pensar que hay cosas que funcionan ‘porque sí’ y no ha habido avances técnicos mas grades que los que nos han traído estos miembros del equipo.

La curiosidad de ciertas personas se orienta a conocer nuevos lugares, nuevas formas de atacar un mismo problema, nuevas aplicaciones de un mismo programa, quieren comprobar por si mismo las diferencias entre Ruby y Python, entre Sublime y Atom, entre lo que tenemos y lo que podríamos tener, entre lo que existe y lo que ellos pueden crear y no ha habido mayor innovación que la que nos han traído estos miembros del equipo.

Están los que su curiosidad los lleva a combinar A con y simplemente ver que pasa. Combinan tecnologías, productos, stacksfeatures, ideas, conceptos, es más, combinan comidas, tragos, todo lo que pueden, es parte de su naturaleza y no ha habido avances del negocio mas grandes que los que nos han traído estos miembros del equipo.

Imagínate lo que puedes lograr cuando combinas el trabajo de estas personas, los escuchas hablar y pareciera que solo tienes que armar el rompecabezas. Desde niño amé ( y ojalá tu también ) jugar a armar rompecabezas.

Aprendes de su ahora y del futuro que quieren

Los que se van, los que se quedan, porque se quedan, porque se van, los que quieren crecer, los que acaban de crecer. Cada uno tienen una motivación y conocerlas te da otra visión de la vida, en serio, de la vida. Hay quienes buscan estabilidad y se encuentran haciendo un gran trabajo por su familia, por su patrimonio y por aquellos que le importan. Hay personas que están comiéndose el mundo, gritando alto y fuerte para seguir creciendo y siempre quieren entornos mas desafiantes. Tengo amigos que no tienen claro a donde van y agradecen la guía que les puedo dar por el camino que ya recorrí. Hay un par de personas que al verlas solo puedo pensar que en un par de años me van a superar, y por mucho. Algunos devs tienen una sabiduría y perspectiva de la vida más valiosa que cualquier conocimiento técnico que pudieran poner en su currículum. Hay personas desanimadas y entiendes el porqué. Hay personas ansiosas y no puedes evitar compartir esa ansiedad por el futuro cercano. Bueno, en resumidas palabras:

Junta a una persona con la posición que tiene ahora y el camino que quiere recorrer y tendrás una gran historia de la cual aprender

Si, da mucho miedo cerrar parcialmente tu editor de código favorito y usar Google Calendar en un mes más de lo que lo habías echo hasta entonces, da miedo leer First Round Review en lugar StackOverflow, pasar mas tiempo en LightHouse que en Github. Si, habrá muchas cosas que ya no sabrás hacer y otras en las que ya no serás el mejor pero ante eso, recuerda:

No tienes que saberlo todo, tienes que ser humilde, ambicioso y tenaz y primordialmente escuchar, estas a ciegas y lo mejor que puedes hacer es escuchar a quien si ve.

Algo que te puedo decir es que todo esto da miedo, porque no lo conoces, cuando al fin lo haces comienzas a tomarle el gusto y a combinarlo con lo que ya sabías y vaya que unas cuantas cosas habrán cambiado:

  1. Aprendizaje y la forma de obtenerlo: El convivir con tu equipo con sus diferentes personalidades, momentos, locuras, energías, problemas sin duda aceleran la velocidad con la puedes aprender. Trabajar con ellos también es conocer sus métodos de aprendizaje y descubrir que algunos te resultan sumamente útiles a ti.
  2. Más que código: En un inicio todo es código y las preocupaciones tienen que ver con los permisos para acceder a un repo, la gestión de credenciales de los servers y proveedores, usar microservicios o no, pero pronto te encuentras aprendiendo a evaluar candidatos, te encuentras aprendiendo sobre como los tiempos de desarrollo afectan a un negocio y como es que otra áreas piensan de los devs y los problemas con los que se enfrentan día con día que a veces resultan mas complicados que un map-reduce en Hadoop. Hay días que paras tu aprendizaje en Redux, en GraphQL para hacer presentaciones menos desastrosas en Keynote. ¡Creces! Aprendes a aprender de mas cosas útiles que solo código.
  3. Temple para elegir: Muchas veces en el día tendrás que tomar decisiones, hay unas muy fáciles: tres si’s y un no o casi a ese punto, hay otras que te pondrán a pensar un par de horas y hay otras no tan sencillas que tendrás miedo de tomar y es que estabas muy acostumbrado a pedirle a alguien mas que las resolviera que te dijera que hacer y desde que estas en esta posición no hay ese alguien más a quien le dejes la última palabra, porque tu te has convertido en esa última persona, los elogios o reclamos de esas decisiones serán tuyas, esta nueva posición te regala la oportunidad de verte acorralado a tomar ‘esa’ decisión por difícil que sea, de aprender a tomar decisiones rápidas, efectivas o no, pero que eventualmente forjan tu carácter.
  4. Ser mas humano: No todas las pláticas que tienes con tu equipo son técnicas, ellos no son robots que solo hablen ese idioma, en más de una ocasión se acercarán a ti con problemas de otro tipo, problemas que todas las personas tenemos y cuando los escuchas te das cuenta que no solo debes ayudar a tu equipo en issues en su código si no a lidiar con estas situaciones para sacar lo mejor de ellos. Aprendes a escuchar, empatizar y apoyar. Reconoces que tu equipo tiene una vida fuera de la oficina y cultivas un profundo respeto por su tiempo y sus proyectos personales.
  5. No siempre tengo que ir por las tortillas: Como odiaba que de niño me mandarán por las tortillas, siempre lo hacían sin importar cuan divertido estuviera jugando, afortunadamente dejo de pasar y llego el momento que mi hermano menor tuvo que tomar ese lugar, ¡Yo ya era libre! Antes hablé de las cosas buenas que añorarías al soltar un poco la programación por formarte como líder pero sabes, también sueltas las cosas que no te gustaban tanto, tú sabes bien que cosas evitarías hacer si pudieras, ahora como líder, puedes delegar, y esta bien, porque te generas tiempo para los retos de los que hemos hablado.
  6. No puedes quedarte en zona de confort: Y es que si, hay días mas pesados que otros, hay días que querrás llevártela mas tranquilo que algo paso aquí o allá y quisieras bajar los brazos ¡Pero no puedes! En serio, ¡No puedes! El ser líder implica compartir el entusiasmo de tu equipo aún si ‘ese’ día tu estabas pensando en no hacerlo. Los días bajos los tendrás pero con una persona en tu equipo que difiera de ti te recordará que no, no puedes dormite, hay que trabajar duro, y los primeros minutos pesa, pero el resto del día agradeces tener quien te este picando las costillas todo el tiempo y logres o no tus objetivos la persona en que te conviertes tratando de hacerlo es brillante y la vas a amar.
  7. Trazar un camino para tus amigos: ¿Recuerdas cuando dije que el día a día en esta aventura hace que te vuelvas amigo de tu equipo? Bueno pues que mejor porque ser el líder del equipo te permite trazar el camino para ayudarlos a crecer a ellos también, podrás incentivarlos a ser más y podrás darles la guía que has obtenido en el camino, tu experiencia ahora es de ellos, ¡De tus amigos! Es como ser el pionero en meterte a la cueva, descubrir un tesoro y después invitar a tus amigos a que también lo hagan. Te spoileo: Experiencia única en la vida ver a tus amigos crecer laboralmente y haber aportado tu granito de arena.
  8. Recordar porque amas programar: ¿Recuerdas el primer programa que hiciste? Tal vez era una calculadora, la serie Fibonacci, un inventario fictisio, un botón que sacaba un alert en Javascript, sea lo que sea no me dejarás mentir que te genero emoción, que te entusiasmo a querer dar el siguiente paso, a decir ‘ ¿y ahora que sigue? quiero hacer más…’ Bueno, esa emoción la recuperas cuando ves el enorme potencial y diferencias que tiene no estar trabajando solo. Te vas a emocionar ya no solo por lo que haces tú si no por lo que hace cada persona que trabaja contigo. Desde que estas aquí, piensas, y tienes que trasmitir: “Todos aquí tenemos una enorme oportunidad que solo podemos aprovechar como equipo”

Por último me gustaría dejarte un mensaje, no importa lo que yo te diga, lo que hayas leído o escuchado sobre dar el brinco de senior para ponerte la cachucha de líder, no importa las cosas que creas que debe hacer un líder y lo que creas que ya no podrás hacer o las cosas que van a cambiar o lo difícil que puede ser, si tú sigues siendo el mismo y sigues siendo igual de bueno que fue lo que te llevo ahí en un inicio, entonces:

Tu decides el tipo de líder que quieres ser

¿Quieres leer mas acerca de este tema? ¿Tienes curiosidad por las etapas que te forman y te permiten llamarte líder? Házmelo saber en un mensajito en @eldevjules en Twitter