Desde adentro

En busca del error perdido

🎶 El 7 de septiembre es nuestro aniversario…🎶

algunos karmas cantaban para calmar los nervios, muchos otros ni se acordaban que día era y fue en lo último que pensaron cuando un error se cruzó en el día para aprender de él.

Una semana atrás se sentían los nervios y nadie supo exactamente si las pruebas de estrés eran para elastic o para cada desarrollador encargado de lograr que la interacción en twitter saliera a la perfección para el evento anual que reúne a 10 mil asistentes en el Auditorio Nacional.

Para conseguir productos increíbles, es necesario probar demasiado y qué mejor que con un equipo como lo somos en KarmaPulse. Por experiencia sabemos que es mejor que alguien externo al equipo involucrado nos dé retroalimentación y escuchemos diferentes puntos de vista. Solo se necesita un board, chocoroles, twinkys, nitos, creatividad, una cuenta de Twitter, velocidad y una pizca de suerte para probar el trabajo logrado.

La primera prueba arrojó que la autora del tweet ganador enloqueció por el premio y de tanta desesperación comenzó a lanzar groserías, antes que empiece a sonar el tono molesto de censura ella nos aclara que lo hizo para probar un filtro y todos nos echamos a reír.

Algunas correcciones por aquí, por allá y estamos listos para la revancha. Después de todo, en KarmaPulse pensamos que se necesita probar mucho para encontrar fallas, cuanto más rápido las detectemos, más pronto actuaremos y como consecuencia, mejoramos.

Posiblemente nadie ha alcanzado (ni alcanzará) la perfección pero queremos estar muy cerca de ella o al menos tener la satisfacción de un trabajo bien hecho.

El evento inició a las 9 a.m., por mi parte sentía la mezcla de emoción/nervios que acostumbro cuando desde mi perspectiva sucederá algo importante. Una pantalla que por el momento nadie estaba ocupando sirvió para que todos estuviéramos al pendiente del evento y poder monitorear como iba todo.

Vía slack JP nos avisó cuál sería el protocolo, salíamos después del discurso de Carlos Slim Domit donde incitó a los becarios a cambiar la historia de México. Cerca de las 10 a.m. un vídeo explicó el funcionamiento de la interacción y en seguida, se notó que el feed mostraba los tweets en tiempo real, incluso nos encontramos con una chica que uso el hashtag para promocionar fotos sensuales. El sondeo se empezó a llenar de las opiniones de los participantes. En la sección de galería comenzaron a desfilar fotos de los presentes sin ningún problema de filtrado. El primer susto pasó.

Cuando la adrenalina bajó un poco, alguien mencionó que vería el feed por si alguna falla ocurría podría actuar lo más veloz que se pudiera.

Mientras, esperamos como 1 hora y media para la primera interacción con la promesa que la emoción aumentaría, principalmente para todo los desarrolladores involucrados.

Cerca del medio día una chica explica la dinámica para ganar premios, consiste en entrar a una pestaña designada especialmente al concurso y presionar el botón de “participar” para que un tweet con un texto predeterminado se genere automáticamente y con un poco de oración ganar un buen premio.

La gente enloquecida comienza a tuitear de manera que le llueven tweets a elastic. La oficina se convierte en el centro de control de la NASA y todos están al pendiente para el soporte de cualquier eventualidad.
1500 tuits en menos de 5 min, la adrenalina sube un poco cuando por un micro segundo la barra circular que se va llenando con los tuits retrocede un poco, justo cuando el pánico iba a apoderarse de nosotros, la barra sube y todo se calma.

La interacción termina y todos contenemos la respiración para hacer el recuento de lo que paso, corregir y mejorar de ser necesario. Por esta vez, todo salió de maravilla y alguien comenta que este año se mejoró muchísimo a comparación de la edición anterior. Volvemos a esperar otras 2 horas para el siguiente susto.

La tranquilidad reina en la oficina y en el equipo representante en el evento, inocentemente pensamos que lo peor ya había pasado y después de todo, si el primer concurso salió de maravilla no había razón por la cual algo estropeara la celebración. Que ingenuos.

“Si algo puede salir mal, saldrá mal”

Parece que el ingeniero aeroespacial Edward Aloysius Murphy bautizó al filtro de palabras inadecuadas de la segunda interacción porque cerca de las 13:30 pm, la gente enardecida con hambre de premios empieza a tuitear, la pantalla muestra la gráfica en ceros, la gente expectante quiere saber quién ganó y volver a sentir la adrenalina de horas atrás, pero oh oh algo sucede porque la pantalla sigue en cero,

Giphy

entonces la oficina se llena de la pregunta ¿Qué está pasando? los tuits se ven en la base de datos pero no se reflejan en la gráfica, -es un problema de front- alguien comenta y en mili segundos esa teoría se cae porque exactamente en ese momento los primeros 15 tuits llenan el contador, antes de soltar el suspiro de descanso el contador se congela y el caos vuelve a reinar en la mente de los devs y de todos los que fuimos testigos de que el diablo esta en los detalles.

Giphy

En el centro de control del hub social, se trabaja lo más ordenadamente posible para encontrar el error y todos nos unimos en su búsqueda o al menos intentamos facilitar para hallarlo lo más rápido posible. La cara de todos refleja estrés, angustia y adrenalina. La prueba de estrés nos la jugó el software y no al revés.
“¿Qué chingaos está pasando?” no se paraba de escuchar mientras los tuits llenaban la base de datos.

Mientras tanto en el evento del señor Slim, nuestros representantes también trabajan duro para encontrar el detalle que los pone a prueba. Ellos se enfrentan con más presión e incertidumbre, no es lo mismo enfrentar el problema desde casa rodeado de gente que conoces y que sabes que te apoyan, a estar frente a un cliente que se pregunta lo mismo que tú: ¿Por qué no funciona? y tener menos idea que nosotros de lo que está sucediendo.

Regresando a las oficinas. Sin importar el área a la que pertenezcas, es momento de sacar el remo o el barco se hunde (exagero). Una mesa no es suficiente para tantas personas y compus juntas. Si existiera una máquina que lee pensamientos se hubiera demostrado que no estaban tan tranquilos como aparentaban por fuera.

Xime como buena líder, al pie del cañón haciéndose presente motivando y manteniendo la dirección del equipo. Tratando de ser puente entre el Auditorio Nacional y nuestro bonito centro de control para evitar que todo empeore.

Dentro de la habitación en la que nos encontramos, la entropía aumenta y el tiempo es fundamental. Necesitamos actuar rápido pero no hay mapas, señales o indicios que digan que tan lejos o cerca están de encontrar el error, por lo pronto hay que reaccionar, tranquilizar al cliente sacando los tuits ganadores artesanalmente, uno por uno de la base de datos a mano, el piso sirve para improvisar áreas inexistentes, como comprobar los perfiles ganadores y poder notificar que ganaron.

Más caos y casi exactamente cuando Xime da la vuelta para tener más contacto con Jaz y el cliente, el silencio reina por segundos y como si estuviéramos en una película antes de que alguien diga una frase que cambiará el rumbo de la historia, Eloy suelta: ¡ya sé que pasó…revisa los filtros!

Giphy

La perfección es como el amor, mientras más corres para alcanzarla, más se aleja de nosotros.

Más que cometer un error fue un obstáculo que nadie se imaginaba que podía pasar, pero nos muestra que hay que estar alerta porque los accidentes “felices” nos acechan para decirnos que aún tenemos mucho que aprender.

Si algo lindo quedó en evidencia en esta experiencia fue el trabajo en equipo que se realizó, fui testigo de una aventura en KarmaPulse que pasará a la historia…y si no, usted que lo lee ya forma parte de ella. Mientras tanto, a seguir aprendiendo.