Desde adentro

Calaverita de KarmaPulse

A nuestros queridos karmas les hicimos esta calaverita. Así nos reímos de los vivos y de la muerte mientras a los que ya no están abrazamos fuerte, siempre los traemos en el corazón.

KarmaPulse se libró este año
de irse directito al panteón
pues en las oficinas de antaño
la catrina no le encontró.
De Santa Fe a la Roma se hizo 2 horas,
y llegando no daba con la ubicación,
hasta que vio a Amazon llegar sin demoras
alimentando de JP la adicción.

Por fin da con el domicilio,
se apresura y toca la puerta.
¡A los Karmas nadie dará auxilio
una vez que vean a la muerta!
Dice que viene a ver al arquitecto,
porque ya se sabe lo del proyector,
que viene a arreglar un desperfecto
y que para nada se trata de un timador.
Entra muy ufana y se comienza a burlar.
“!Ahora sí condenados Karmas, a todos me voy a llevar!”
“¿A cuántos más quieres llevarte?” le comienzan a reclamar.
“¡Si empezaste hace ya un rato a los Karmas a despachar!”
“Admito que me llevé a uno que otro,”
les confiesa la catrina,
“pero lo del agua no es mi alboroto,”
dice mientras se ríe la pillina.
“Este año cumplirán su condena
haciendo escucha social.
Otro año en estas sillas será su pena
mientas se joden la cervical.”
“A vender War Rooms y Reportes
si no quieren ver recortes.
Recuerden que Tweet & Win sigue existiendo
y que a la otra Cit ya se anda yendo.”
“A data science ya no molesto
porque este año ya sufrió mucho.
Y aunque ya llenaron el puesto
hasta el otro mundo llorar los escucho.”
“Vayan front y back tranquilos,
no los quiero de inquilinos.
Solo a Esaú me llevo
pero esta vez al real,
que Rafa no tiene remedio
y se volvió a equivocar.”
Así la calaca se aleja
y a los karmas deja trabajando,
para redes sociales se siente vieja
y se haya más programando.